Política

Futuro 21 es la nueva cara del PRD. Pese a debacle, su modelo de sociedad triunfó.

Twitter: @jclopezlee

Después de las Elecciones Presidenciales de 1988, México vivió su propia versión de los cambios que tuvieron lugar en el mundo a raíz de la caída del bloque soviético.

Al igual que en otros paises con regímenes similares, el antiguo partido único fue reemplazado por tres: el de centro-derecha (PAN), el de centro-centro (PRI) y el de centro-izquierda (PRD).

Cuauhtemoc Cárdenas tomó la bandera de las viejas reivindicaciones revolucionarias, defendiendo las estructuras económicas que trajeron la paz y la estabilidad al México del Siglo XX.

Tras su última candidatura presidencial en el 2000, el anticuado discurso revolucionario perdió adeptos. La facción de Jesús Ortega, mas ajustada a la realidad de los poderes mundiales, tomó el control del PRD.

Fue así como la defensa del petróleo, la soberanía nacional y la rectoría del estado cedieron paso al feminismo, el aborto y la ideología de género. La CDMX se convirtió entonces en germen de una nueva sociedad.

En el 2000, Cárdenas reprochó a los “Chuchos” haber usado al cardenismo como escalón para apuntalar a la izquierda liberal. Ahora, los Chuchos acusan a Andrés Manuel de aprovechar el modelo de libertades individuales implementado por ellos en la capital como escalón para restaurar al viejo priismo.

Sea como sea, Morena es el espejo del PRD. Una vez agotado el modelo populista (o el dinero que lo sustenta), está condenado a ser otro partido progresista a favor de las libertades individuales.

Hay que dar honor a quien honor merece. Los padres fundadores del México actual son Jesús Ortega, Rosario Robles, Patricia Mercado y el resto de sus compañeros. Pese a su poca simpatía, el modelo de sociedad que implantaron es dogma de fé para todos los demás.

Quien se atreva a decir que no existe un pensamiento dominante o que derechas e izquierdas no son lo mismo, no ha aprendido las lecciones de la historia.

Entradas relacionadas

Gobierno y opositores son lo mismo. No dejarse engañar.

frentenacionalista

“Odiar” al Presidente. Esconder la realidad.

Juan C. López Lee

La lógica de la mentira en Baja California. Mandatos de dos años.

Juan C. López Lee