Seguridad pública

La Guardia Nacional. Un consenso de la clase política.

Por Juan C. Lopez Lee

De manera reiterada, policías federales han protestado contra el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. La inconformidad de los policias surge a raiz de la creación de la Guardia Nacional.

Durante el mandato de Felipe Calderon, fuerzas militares fueron ocupadas para hacer frente al narcotráfico.

La razón detrás de esta medida era la poca preparación de los policías regulares, la corrupción y la infiltracion del crimen organizado dentro de sus filas, lo cual obstaculizaba el plan calderonista. 1

Dar caracter de normalidad a lo que no era “normal”

Ya en tiempos de Zedillo, era mas que evidente que el tema del narcotráfico trascendia las esferas de una mera actividad delictiva. El poder financiero, logístico y armamentístico de los cárteles exigia una estrategia multidisciplinaria.

Felipe Calderon con el Secretario de la Defensa de entonces, Guillermo Galvan.

Fue por eso que en su momento, se creó un Consejo Nacional de Seguridad Pública, que contempló por primera vez la presencia de los Secretarías de la Defensa Nacional y Marina.

Curiosamente, los que en aquel tiempo se opusieron duramente fueron los diputados perredistas y panistas. Estos diputados, muchos de los cuales se han convertido en destacadas figuras del obradorismo y del calderonismo, presentaron una controversia constitucional.

La Suprema Corte de Justicia en 1996, falló a favor de Zedillo y declaró como constitucional la presencia militar en temas de seguridad pública, siempre que el policiaco estuviese subordinado al mando militar cuando se diese alguna estrategia conjunta. 2

Pese a este precedente, el baño de sangre que cundio a raiz de la llamada “guerra contra la delincuencia” y el acoso constante al ciudadano de a pie a consecuencia de los retenes militares y policiacos, fueron objeto de serias críticas.

Bajo el mandato de Enrique Peña Nieto, eventos tan desafortunados como el de Tlatlaya dieron pie a cuestionamientos mucho mas severos, ya no en cuanto a la constitucionalidad sino en cuanto a la conveniencia de exponer a las fuerzas armadas a un desprestigio internacional injusto.

Lopez Obrador con efectivos de la Guardia Nacional

La reforma que crea el nuevo cuerpo policiaco-militar, trata de dar continuidad a la presencia de las fuerzas armadas en labores policiacas sin ocuparlas de manera explícita.

La creación de la Guardia Nacional fue una decisión consensuada que precede a la asunción de López Obrador como Presidente, algo que ya estaba decidido.

Cuando Zedillo gobernaba, perredistas y panistas se opusieron a la participacion de militares en tareas policiacas. Tiempo despues, los ahora obradoristas cuestionaron la estrategia de Calderon en el mismo sentido. Hoy, todos se olvidaron de todo.

La polémica es sobre todo laboral. Los efectivos de la extinta Policía Federal se asumen en desventaja al integrarse a un nuevo cuerpo de seguridad que en la práctica, podría propiciar la pérdida de derechos laborales.

1. Antes de que Calderón tomara posesión, la administracion de Barack Obama cuestionó la capacidad de la policía mexicana para hacer frente a los cárteles. Hillary Clinton lo confirmó en marzo del 2009.

http://edition.cnn.com/2009/POLITICS/03/25/clinton.mexico/index.html

2. El 5 de marzo de 1996, la Suprema Corte resolvió la acción de inconstitucionalidad 1/96, misma que fue promovida por 167 diputados federales de la LVI Legislatura.

https://eljuegodelacorte.nexos.com.mx/?p=4250

Entradas relacionadas

La tragedia del “derecho de piso”. Una realidad que desangra la economía.

tunaroja

Norberto Ronquillo, una tragedia en la capital

Diego Salazar

Alerta de género. Feminicidios, deshonestidad y lucro político.

Juan C. López Lee