Actualidad

El retorno de Fox. ¿Se construye la disidencia controlada?

Por Juan C. Lopez Lee

En fechas recientes, los panistas celebraron su Asamblea Nacional con la presencia del ex Presidente Vicente Fox.

Con la arrogancia que le caracteriza, Fox dijo haberse presentado a petición de los propios panistas, que le pidieron regresar para “rescatar” al partido.

Si bien Vicente Fox ha estado oficialmente “retirado” de la política desde el año 2006, el ex Presidente no ha estado del todo ausente.

Desde ese tiempo ha recorrido el continente para promover la legalización de las drogas, pese a que su gobierno sembró las semillas de la “guerra contra el narco” desplegada por Felipe Calderón.

En el 2012, Fox pidió públicamente el voto por Enrique Peña Nieto, traicionando abiertamente a su partido. Josefina Vazquez Mota fue traicionada por Fox y por Calderón. La elección estaba “negociada”.

Y en los últimos meses, se ha relacionado a Vicente Fox con las protestas promovidas por Observatorio Ciudadano, Futuro 21, Mexico Convoca, Cambiemos Mexico y Voces del Contrapeso, entre otros.

Pese a que el respaldo de Fox a estos grupos no es mas que un rumor, sí podemos resaltar algunas cosas.

– Varios de estos grupos eran afines a la candidatura de Ricardo Anaya.
– Sus seguidores provienen de estratos urbanos altos.
– Son de tendencia centrista o socialdemócrata.

Solo Chalecos Mexico se diferencia de los demas al tomar una postura más beligerante en temas como la migración.

No obstante, mientras que el incipiente partido de Felipe Calderon es constantemente atacado en los medios de comunicación, los eventos de estos grupos son promovidos por la prensa.

Mientras que el movimiento opositor de Gilberto Lozano se moviliza entre sectores populares sin recursos ni padrinos politicos, estos grupos tienen amplio respaldo tras de si.

Sea como sea, el regreso de Vicente Fox al PAN es otro paso más en la construcción de la “disidencia controlada” que el sistema político mexicano ofrece como alternativa.

En principio, se busca restablecer la alianza PRD-PAN que quedo en suspenso tras la derrota de Anaya en el 2018.

En segundo lugar, se quiere presentar una “alternativa progresista” al obradorismo, tomando como bandera las libertades publicas y la legalizacion de las drogas en nuestro pais.

A lo mucho, podríamos compararla con algunas alianzas de partidos europeos que rechazan la presencia de inmigrantes pero aceptan todos los excesos del capitalismo.

Esto no es nacionalismo sino neoliberalismo y socialdemocracia.

Entradas relacionadas

Una sociedad aplastada. El totalitarismo de los nuevos inquisidores.

frentenacionalista

La fase terminal de la “civilizacion occidental”. Nuevos liberalismos.

tunaroja

Polémica en el Imjuve. Cultura general y libertad de expresión.

Juan C. López Lee