Actualidad

La ley, un privilegio de unos cuantos. El caso Sergio Aguayo.

Por Monica Garcia

Cuando el ex gobernador coahuilente Moreira fue detenido en España bajo cargos de lavado de dinero, uno de los periodistas que mas comentaron el hecho fue el analista Sergio Aguayo.

En el pasado 2016, Aguayo celebró que finalmente alguien tomaba cartas en el asunto ante la aparente corrupción del político priista. Aguayo lanzó además una dura crítica a las instituciones de nuestro país, que al igual que sus leyes son letra muerta a los ojos del ciudadano de a pie.

Todos sabemos que en nuestro país, una demanda por “difamación” rara vez tiene éxito. En la práctica, prácticamente ningun recurso lugar expuesto por el ciudadano común y corriente se persigue, como demuestra la creciente impunidad en que vivimos.

Sin embargo, Moreira recurrió a los tribunales demandando al periodista, consiguiendo una victoria relativamente rápida en medio de un juicio plagado de conflictos de interés y controversias con respecto a la conducta de los magistrados.

Sergio Aguayo, el periodista, ha sido embargado y deberá pagar10 millones de pesos para resarcir un daño a los sentimientos de Moreira, quien aleja en la demanda haberse sentido profundamente deprimido y triste por los “ataques” de Aguayo en la prensa.

Es totalmente cierto que Sergio Aguayo se ha convertido en un propagandista más del obradorismo en la actualidad. Es real también que su defensa de los derechos humanos ha contribuido a encumbrar en el poder a los colectivos privilegiados de ahora.

Sin embargo, nuevamente observamos como la censura y los ataques a la libertad de expresión se incrementan. Otra vez observamos la destrucción de la independencia de la prensa.

Los políticos del régimen, los colectivos LGBTI, los inmigrantes extranjeros, las mujeres feministas y demás se han constituido en verdaderas castas sagradas a las cuales se prohibe criticar o cuestionar.

Entradas relacionadas

Los alimentos transgénicos. Investigación y tecnología para el interés nacional.

doctorcesar

El asistencialismo olvida a quienes lo financian. Parasitismo en acción.

Juan C. López Lee

¿Desabastecimiento o psicosis? La escasez de gasolina en México.

munozcortes