14 C
Mexico City
abril 4, 2020
Frente Nacionalista de Mexico
Actualidad Destacados

Cuarentena en la “democracia” de los millonarios.

Hemos de insistir en que no somos médicos ni tenemos los suficientes conocimientos para opinar sobre un tema que atañe solo a los expertos.

SIn embargo, como trabajadores y como ciudadanos tenemos todo derecho a llamar a la rebelión contra los explotadores del pueblo, los grandes especuladores financieros y los partidos políticos del régimen.

Todos ellos, con excepción de unas cuantas personas, son los causantes de la desgracia que estamos viviendo en México y en gran parte del mundo a consecuencia de la epidemia del Coronavirus.

Acostumbrados a explotar sin misericordia al trabajador, a sangrar al empresario honesto con impuestos injustos y retacar las administraciones públicas con sus compañeros de parranda, los millonarios de la política son indiferentes al sufrimiento del pueblo.

Para ellos todos es propaganda, todo es juego, todo es broma, todo es justificación para atacar al político en turno al cual envidian para ocupar su cargo en el futuro.

A través de costosas campañas de mercadotecnia, estos profetas de la usura se atreven a romantizar la cuarentena.

Nos la venden como un momento para disfrutar de un anhelado descanso en un país donde tenemos seis días de vacaciones al año.

Pero detrás de una romántica cuarentena protagonizada por hermosas actrices televisivas y escenarios verdaderamente paradisiacos lo que tenemos son condiciones que auguran un terrible colapso.

1. El grueso de los trabajadores formales cuenta con salarios miserables, prácticamente nadie recibe un justo reparto de utilidades y muchos están contratados indirectamente.

2. La inmensa mayoría de la población se dedica al comercio informal. Carece de prestaciones médicas o de retiro a futuro, vive al día y padece las extorsiones del crimen organizado.

3. Nuestro gobierno exprime sin piedad alguna a los emprendedores que al crear un negocio propio se atreven a desafiar la dictadura del capital financiero internacional.

Los millonarios de la política

¿Dónde están los legisladores que deberían implementar medidas de emergencia para garantizar la mínima seguridad laboral a través de reformas en el Congreso?

¿Dónde están el SAT y la Secretaría de Hacienda para anunciar excensiones fiscales?

¿Dónde están la COPARMEX, los transportistas, los grandes potentados, los líderes sindicales y el resto de los gremios privilegiados de nuestro país?

Andrés Manuel no parece tener seriedad en sus actos, comportándose como si todo se fuera a arreglar con una broma o algun comentario jocoso durante las mañanas.

¿Y que podemos decir de los movimientos opositores? No son sino liberales vendepatrias, adoradores del dios-mercado y felilgreses de una falsa democracia. La patria está a merced de sus enemigos.

Los “influencers” o fachadas de la oposición falsa en las redes son bufones que lloriquean por temor a perder sus privilegios y señoras histéricas sin ideales ni formación política.

Sus objetivos son la defensa de una democracia falsa, de una institucionalidad parásita, de una república cadudaca, inservible, deplorable y contraria a los intereses del trabajador mexicano.

El único parlamentario que lanzó una queja neutral sobre el manejo de la crisis fue Porfirio Muñoz Ledo, pero no en defensa del trabajador ni para exigir compromiso a sus colegas legisladores sino para pedir que se suspendieran las sesiones por temor a contraer el virus.

Los políticos no sufren, solo el pueblo se sacrifica. Nuestra patria no aguanta mas desempleo. Nuestro pueblo no aguanta mas estafas, mas robos y atropellos.

Ha llegado la hora de combatirlos a todos, de construir el nuevo orden desde abajo, de minar las fuentes de poder del régimen, de defender la salud del pueblo, los derechos del trabajador y la identidad nacional.

Entradas relacionadas

El asistencialismo olvida a quienes lo financian. Parasitismo en acción.

Juan C. López Lee

Foro “Concientizar para la Paz” en San Luis Potosi.

Juan C. López Lee

La democracia pierde legitimidad ante la carestía.

Salvador Gonzalez Cadena